miércoles, 31 de agosto de 2011

Turcos, turcas, costumbres y curiosidades

En mi post "What are you doing!" ya publiqué algunos hechos que fueron un tanto raros para mí, pero tras un mes entero en sus tierras, he descubierto unos cuantos más. Así pues, aquí tenéis mis hallazgos.


-Si eres mujer, se considera normal que un completo desconocido (hombre) te hable cuando paseas por la calle o estás sentado en un banco, y te pregunte cualquier cosa que se le ocurra e incluso te pida nombre y apellidos para localizarte en Facebook.

-Por las calles de Estambul, hay varios puestos que venden helado; lo gracioso es que todos los heladeros visten la misma ropa (camisa blanca por debajo de un chaleco rojo con ribetes dorados que combina con el sombrero) y se dedican a coger con una especie de palo todo el volumen de helado que tienen en el recipiente y darle vueltas en el aire. No he tenido oportunidad de saber por qué y para qué lo hacen.

-A menos que se traten de empresas multinacionales, todos los puestos de trabajo de cara al público lo hacen los hombres, desde vender bolsos a servir en restaurantes, incluyendo todos los puestos de comidas, souvenirs… que se encuentran en la calle. Las únicas mujeres que he visto trabajar han sido las señoras de la limpieza del hotel y las dependientas de Mango, Koton y Starbucks.

-Ya hablé de los puestos de comida en la calle, en la que se pueden encontrar zumos de fruta, panes, algodón de azúcar, mazorcas de maíz… pero en pleno agosto, también hay algunos que venden castañas asadas.

-El número de emergencias de Estambul también es el 112.

-Los animales abandonados abundan por las calles, ver perros y gatos tirados en cualquier lugar es bastante común.

-Una de las canciones del verano más populares en Turquía también es Danza Kuduro –de hecho, es la favorita de Doĝa-.

-Como sabéis, los musulmanes practicantes practican el Ramadán cuando es su tiempo y las mujeres se cubren el cuerpo, para no atraer miradas ajenas. Así, ellas empiezan a vestirse totalmente tapadas a la pronta edad de los 8-10 años, cuando empieza la pubertad. Tengo que decir que, durante toda mi estancia, he visto solamente dos niñas escondidas bajo los velos.

-Fumar está muy aceptado en la sociedad, es una imagen bastante normal ver a críos de no más de 12 años con un pitillo en la mano paseando por la calle. Los adultos, por su parte, fuman en general con boquilla. Eso sí, dentro de ningún establecimiento se permite hacerlo.

-En los restaurantes típicamente turcos, después de comer, el camarero aparece con una botella de colonia, de la que vierte el líquido a las manos de los comensales, para que puedan limpiarse y refrescarse.

-Las musulmanas practicantes, sí, las que se cubren enteras, tienen distintos estilos de hacerlo: existen las señoras que se cubren completamente, con un maxivestido y velos que le dejan descubiertos solo los ojos; también están las que  visten normal y, para taparse, llevan encima una gabardina que llega hasta el suelo (la cabeza cubierta con un pañuelo); y están también las que, lejos de evadir miradas ajenas, las atraen todas, ya que visten con camisas ceñidas, faldas tubo, tacones de aguja y el pañuelo de la cabeza que conjunta con los complementos.

-El agua de grifo no es potable.

-Aclaración sobre el Kebap: el concepto que tenemos nosotros del Kebap no es correcto (para nosotros es básicamente cachos de carne con algo de verdura y salsa envuelto en una oblea). Kebap, en turco, significa carne asada, por lo que cualquier carne, que sea presentada de cualquier manera puede ser Kebap, siempre y cuando haya sido asada. Döner es el aparato giratorio que todos hemos visto en los restaurantes de Kebap de por aquí, el döner es un pincho en el que se ponen filetes de la carne que sea y va girando, absorbiendo el calor que una plancha le emite por un costado, por lo que también es kebap (döner kebap). Y lo que nosotros acostumbramos a llamar kebap es Dürum Kebap, es decir, la carne asada (ésta sí, hecha en el döner) envuelta en una oblea (que se llama lavaş) y que suele ir acompañado de algunas verduras y salsas. Además, el nombre propio turco es Kebap (con p al final), el término Kebab (con b al final) es sólo una invención para internacionalizar el producto. Tengo que decir también, que aunque todo lo que nosotros conozcamos de la gastronomía turca se limite al dürum kebap, en Turquía no es tan popular (yo lo he comido solo una vez en todo el mes), es simplemente una forma de comida rápida y barata. 

-Entre La Mezquita Azul y Aya Sofia, hay una pequeña zona de jardines que rodean a una fuente, en la que es normal encontrar a un montón turcos haciendo picnic (en época de Ramadán, sólo por la noche, claro).

-El mejunje de yogurt y agua que nombré en otro post, se llama Ayran (que se pronuncia como I run, en inglés) –para aquéllos que tengan intención de visitar el país-.

-Los turcos suelen acompañar su comida de pan. Normalmente suele ser pide (un pan redondo, de entre uno y dos centímetros de grosor, esponjoso y de corteza blanda), pero también pueden comer con pita (una oblea que asan en el horno y se infla, hasta que tiene forma de globo y está crujiente; se sirve caliente) o con lavaş (que ya lo he mencionado antes, a veces también lo meten en el horno para que se tueste y esté crujiente).

-Aunque a nosotros nos choque porque tenemos bien asimilado el concepto de que las mujeres musulmanas son muy sumisas y obedientes, ellas también fuman y conducen, incluso teniendo a un hombre de copiloto.

-Al ser un país de tradición musulmana, el alcohol es bastante caro. Resulta sobre todo chocante ver el precio de las cervezas (una Heineken vale unas 16 liras, como 6,6 euros). Sin embargo, los precios de combinados y cócteles no me resultaron tan escandalosos (en un Bataplan, Consorcio o Pacha cobran parecido).

-Por alguna razón, todo el mundo conoce al Athletic. Allá donde vayas, te preguntan de dónde eres, y como Donosti no lo conoce nadie, al decir Bilbao todo el mundo responde: “Ah, Athletic de Bilbao!”, y toca sonreír como si te hiciese ilusión.

-El café turco, bien popular, se hace hirviendo el café en el agua, y se sirve así, sin filtrarlo. Después de beberlo, los posos se vierten al platillo y hay algunas mujeres que pueden leerte el futuro según la silueta que haya surgido.

-Los turcos adoran a Atatürk. Es normal ver esculturas con su rostro y en todos los edificios públicos es obligatorio tener su retrato junto con una bandera del país, y en la mayoría de oficinas, hoteles… aunque no sean públicos, también lo tienen. Como curiosidad, Doĝa, que es la hija de una familia no especialmente involucrada en política, luce con orgullo una calcamonía de la firma de Atatürk.

-Las letrinas son comunes en Turquía. Ellos las llaman “Ala Turca” y no son sólo capricho de algunos tradicionales. Aparte de haberlas en las propias casas, también hay letrinas en baños públicos e incluso en aeropuertos. La mayoría de las veces suelen ir cerca de algún retrete, pero hay veces en las que… ¡toca hacer piernas!

-No sé por qué lo pensaba, pero yo suponía que una boda musulmana sería bastante diferente a las que conocemos nosotros. Nada más lejos de la realidad. Ellas se visten de blanco, ellos de smoking, después hay banquete.

-En Turquía (no en Sultanhmet ni en otras partes turísticas de Estambul), son frecuentes los bazares. Se venden sobre todo textiles, ya que gran parte de la ropa que se hace para marcas vendidas mundialmente como Zara, Mango… se cose en Turquía. Así, si alguna prenda tiene cualquier tipo de fallo que impida llevarlo a la tienda que corresponda, ellos se la quedan y después la venden en estos mercadillos. También son frecuentes cosméticos robados –sí, robados escrito en un gran cartel-, que los venden a menos que la mitad de precio de lo que pagaríamos aquí en una tienda.



Pues eso es todo, buenas noches y un besito a todos! J



Iye Geçelaş!

8 comentarios:

  1. Kaixo Ana:

    Argi dago bidaiatzeak eta batez ere beste kultura batetan murgiltzeak asko erakusten duela, askotan textu liburuak eta azterketak baino gehiago.
    Zure kasuan gainera, zuk ikasitako eta bizitako esperientziak gurekin elkarbanatu nahi izan dituzu eta irakaslerik onenaren moduan kontau dizkiguzu.
    Ziur nago hau irakurri eta gero ez ditugula ahaztuko Estanbuleko ohiturak eta bitxikeriak.

    Jarraituko det zure bloga ea oraindik zerbait kontatzeko geratzen zaizun.

    Muxu handi bat.

    ResponderEliminar
  2. Dicta un provervio "El aprendizaje es un tesoro que seguirá a su dueño a todas partes". De lo publicado a lo largo de este mes, deduzco que la blogera (como suena esto) ha aprendido mucho sobre Istambul y la cultura turca, tesoro que espero lo guarde durante mucho tiempo.
    Por otro lado creo que fue Confucio quien en una ocasión dijo aquello de que "Me lo contaron y lo olvide.Lo vi y lo entendí.Lo hice y lo aprendí". Supongo que la blogera coincidirá plenamente con ello, pero en lo que a este humilde servidor se refiere puedo asegurar que, con la sencillez, claridad, etc,etc,etc., con la que la blogera ha narrado su experiencia, dudo mucho que se me olvide lo mucho que sobre Istambul he aprendido. Por cierto, ¿habrá la blogera aprendido a hacer la cama?. Si asñi fuera exclamaré aquello de "Hamaika ikusteko jaioa gara".
    Excelente blogera. De 0 a 10, un 9,99999999. El 10 no porque todo en esta vida se puede mejorar.
    Muxu handi bat.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu informacion ha sido muy valiosa para mi, y que mas que de alguien quien ya ha visitado el pais; la unica cosa que me gustaria mucho que nos contaras, es si como extranjeras tienes una recomendacion especifica a darnos, para no chocar con sus costrumbres como por ej. si nos tenemos que vestir de largo todo el tiempo o que cosa podemos o no podemos preguntar, o si corremos algun riesgo andando en short, etc... muchas gracias y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Hola!

    La verdad es que Turquía es muy grande y hay zonas en las que son más conservadoras y tradicionales que otras. Estambul, por su parte, es una ciudad bastante Europea, por lo que se pueden ver tanto mujeres cubiertas por completo como otras que van con mini faldas y escotes. No hay problema por cómo vistas.

    Tenemos que tener en cuenta que, ya desde que Roma era un gran imperio, Turquía ha sido un territorio de encuentro de diferentes culturas y tradiciones, por su condición geográfica (Aya Sofia es el mejor ejemplo). Por ello, los turcos, en general, siempre respetan otras ideologías y tradiciones. Los más conservadores respetan a aquéllas familias que no son musulmanes practicantes y vice-versa, y no hay problema con otras religiones -a tener en cuenta también, que prácticamente todo el cine que reciben, así como influencias musicales, culturales... vienen de occidente, por lo que demuestran que no rechazan nuestra tradición-.

    ¡Tenemos que dejar de lado los prejuicios y disfrutar de su cultura!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Tu información me sirvió mucho para la realización de mi tarea
    gracias .

    ResponderEliminar
  6. Pues te diré que tu block es muy interesante, pero debo reconocer que tu belleza es aun superior e impresionante eres una bella creación hacha mujer. Saludos desde la tierra de Simón Bolivar, El Libertador.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ana, me pareció muy intersante tu blog. Quería preguntarte si tuviste oportunidad de conocer Hatay, las personas, su cultura. Porque tengo un amigo allí que quisiera visitar algún día pero como se tienen muchos prejuicios sobre Turquia me da un poco de miedo, por lo que quería preguntarte a vos, que conoces más, qué más nos puedes contar de tu experiencia. Te pareció un lugar peligroso para las mujeres? Desde ya muchas gracias!

    ResponderEliminar
  8. Eskerrik asko, Ana! Me ha encantado tu blog, posiblemente mejor que muchas webs de viajes que no aportan nada nuevo.Por cierto, soy de Bilbao y me ha hecho mucha gracia tu comentario sobre el Athletic ;). Un saludo y sigue así.

    ResponderEliminar